Precauciones para cerrar la casa de la playa

Estamos casi en el ecuador del otoño y este mes toca cambio de hora. Eso implica que las tardes serán más cortas, oscurecerá enseguida y comienzan los meses más oscuros del año.

Ya no apetecerá tanto ir a la playa y sí hacer excursiones por el monte o turismo rural. Por eso, en estas fechas las casas de la playa se quedan en stand by, hibernando hasta la primavera.

Es durante este tiempo cuando se encuentran más desprotegidas y suelen producirse los siniestros cuyas consecuencias nos encontramos cuando volvemos a abrir la casa en marzo o abril. Así que es muy recomendable tomar algunas precauciones para evitar daños:

  • Cerrar la llave de paso del agua.
  • Desconectar los cuadros eléctricos, salvo que la casa tenga alarma, siendo muy conveniente en este caso, desenchufar todos los electrodomésticos, aunque estén apagados.
  • Si la cocina es de gas, asegurarse de que está cerrado.casa_lluvia
  • Si hay sótano, aconsejamos instalar una bomba de agua, y poner en alto los objetos de valor para evitar que se estropeen en caso de una inundación. De igual modo hay que actuar si la vivienda está al mismo nivel que la calle y esta se suele inundar cuando hay tormenta.
  • Si se trata de una planta baja o un primer piso, es muy conveniente colocar rejas en las ventanas.

Los siniestros más habituales en las casas de verano son:

  • rotura de tuberías,casa_incendio
  • Cortocircuito, producido por subidas de tensión por fluctuaciones en la red o tormentas,
  • Incendio por escapes de gas,
  • Inundación por tormentas,
  • Robo

Nosotros podemos ayudarte a instalar una bomba de agua, un limitador de sobretensión, colocar rejas, alarmas y cualquier otra medida de seguridad que requiera la intervención de un profesional cualificado. Si preparamos adecuadamente la casa para pasar el invierno, reduciremos los riesgos y estaremos mucho más tranquilos.

¿Qué me encontraré en mi casa?

En estas fechas, con la llegada de la primavera y los puentes y fiestas de Semana Santa, quienes tienen una casa en la playa aprovechan para relajarse y cambiar de aires. Es el momento en que suelen aparecer las sorpresas desagradables: averías, roturas, problemas.

Ante este contratiempo, lo primero que debemos hacer es tranquilizarnos (vamos a buscar la mejor solución) y valorar el daño (cuál es su alcance y qué lo ha ocasionado). Y a continuación:

  • Si tenemos seguro de hogar, ver si ese daño es un siniestro cubierto por la póliza y seguir el protocolo establecido por la compañía para comunicar el siniestro.
  • Si no hay seguro o el daño no está cubierto, pedir presupuesto sin compromiso para solucionar el problema. En Jumasa disponemos de todos los profesionales necesarios.

En el caso extraordinario de que el daño se haya producido como consecuencia de una catástrofe, hay un régimen especial:

  • Cuando tenemos un Seguro del Hogar que no cubre ese siniestro, el Consorcio de Compensación de Seguros indemnizará los daños producidos por el fenómeno natural (terremoto, tormenta ciclónica, inundaciones…) o situación de emergencia.
  • Cuando los daños catastróficos afectan a una pluralidad de propietarios, la Administración del Estado asume las indemnizaciones a unidades familiares y comunidades de propietarios para los daños de las zonas comunes.