Consejos de ahorro de energía en Navidad

Ya está aquí el invierno y hace unos días que hemos encendido las luces de Navidad. ¡Qué bonito está todo! Pero no nos dejemos llevar por la euforia navideña de querer instalar todas las las luces que encontremos, para que se parezca a la casa que vimos en aquella película.

casaNavidad

Con los Reyes viene también la factura de la luz, así que seamos selectivos con los adornos. Las velas están de moda y dan un ambiente navideño perfecto. Las luces del árbol no hay que tenerlas todo el día encendidas. No olvides apagar los interruptores de las regletas y los aparatos en reposo apágalos del todo, porque siguen consumiendo energía.

En invierno es cuando se multiplica el consumo energético así que tenemos que esforzarnos al máximo en apagar todo lo que no sea necesario. El lavavajillas y la lavadora consumen mucha electricidad por lo que habría que conectarlos cuando estén al máximo de su capacidad. Tenemos la suerte de vivir en una zona donde siempre hace muy buen tiempo, por lo que la secadora no será necesaria más que en casos puntuales. ¡Aprovechemos el sol!

El ahorro de energía requiere de la voluntad de toda la familia, así que no os canséis de insistirles a los más jóvenes de la casa que apaguen las luces cuando salgan de la habitación.

Si tenéis chimenea, este es el momento de utilizarla. No hay nada más acogedor que una chimenea encendida y la luz de las velas.

¡Feliz Navidad!

Las averías eléctricas en verano

Durante el verano es muy frecuente que se vaya la luz en las casas de la playa. Esto suele ocurrir porque las viviendas de vacaciones, o segundas residencias, suelen tener contratada la potencia mínima, por razones obvias de temporalidad en su uso. Así que es habitual que cuando encendemos el horno y, al mismo tiempo, alguien se ducha, o nos ponemos a planchar, salten los plomos.

Esto no es que sea para preocuparse, no es nada malo, sino al contrario, que salten los plomos es una medida de seguridad, que puede evitar un incendio por sobrecarga o por cortocircuito. Pero sí es muy molesto, teniendo en cuenta que hoy en día, necesitamos un cargador para todos los dispositivos móviles (y siempre hay alguno conectado, ¿verdad?).

móviles

Lo normal en las viviendas modernas es que salten los plomos porque hayamos superado en nuestro consumo eléctrico la potencia que tenemos contratada. Pero también puede deberse a una avería en algún tramo de la instalación eléctrica, por ejemplo, un cable en mal estado, una mala conexión, o como consecuencia de alguna tormenta. Los seguros del hogar suelen cubrir estos daños por siniestros eléctricos, aunque siempre están condicionados, por eso, es conveniente tener un seguro pero elegirlo bien.

Si nos acostumbramos a desenchufar los electrodomésticos y aparatos eléctricos cuando no los usemos, ahorraremos en electricidad y evitaremos posibles daños en caso de un cortocircuito o una subida brusca de tensión. Es conveniente que la familia tenga claro a qué horas conectar los electrodomésticos que más consumen, y especialmente, si tenemos aire acondicionado, que supone ¡el 10% del consumo de una vivienda!. Ser conscientes de la importancia del ahorro energético es una sana costumbre para la economía familiar y para cuidar nuestro planeta, que al fin y al cabo, es nuestra casa.

bombilla

Ahorrando luz en Navidad

Se acercan días de un elevado consumo energético, no sólo porque empieza el invierno y hay que calentar la vivienda, sino porque con la Navidad, entre las luces que instalamos para adornar la casa, y el considerable incremento en el uso de los electrodomésticos, nuestro contador se dispara. ¿Qué podemos hacer?

esforzarnos en ahorrar energía

Optimizando la temperatura de los radiadores. Si tenemos programador, revisarlo cada poco tiempo para que caliente cuando sea realmente necesario. Apagar los radiadores de las estancias que no se usen y mantener esas habitaciones cerradas y aisladas del resto de la vivienda. Si no hay radiadores, sería conveniente instalarlos, porque es el sistema de calefacción más confortable y eficiente.

Apagando las luces que no necesitamos, en especial las de los dispositivos que se quedan “dormidos” en consumo silencioso. Es muy frecuente dejarnos encendidas las luces de pasillos o de habitaciones donde no estamos, sobre todo, cuando hay niños. Es muy positivo que aprendan la costumbre de apagar la luz cuando salgan de una habitación.

Utilizando los electrodomésticos de forma eficiente. El lavavajillas, el horno, el extractor, la lavadora y la secadora son los electrodomésticos que más consumen. Si nos acostumbramos a utilizar programas de baja temperatura y ECO, a aprovechar la temperatura residual del horno, a no dejarnos el extractor encendido y a no utilizar la secadora cuando haya sol, conseguiremos ahorrar una importante cantidad de energía.

revisar la tarifa que tenemos contratada

En octubre empezaron a salir nuevas tarifas, y en las compañías eléctricas se ha generalizado la estrategia de ofrecer tarifas personalizadas a los clientes, que, según nuestras preferencias de consumo, pueden resultar muy ventajosas.

¡Intentemos que la resaca de enero sea lo más llevadera posible!