Las reformas para el frío que llega

Estos últimos días hemos estado sufriendo el anticipo del frío del invierno que está a la vuelta de la esquina. En el sureste lo vivimos con menor intensidad que en otras zonas de España, pero precisamente porque no estamos acostumbrados a él, solemos subestimarlo y no tenemos las casas preparadas para hacerle frente. Lo habitual es:

  • que utilizamos un sistema de calefacción poco eficiente y con un alto consumo de energía
  • que no tenemos un buen aislamiento térmico en puertas y ventanas, por lo que el calor del interior de la vivienda se pierde y el frío del exterior entra, haciendo aún más ineficaz nuestro intento por calentar la casa.

 

El calor más eficiente es el de los radiadores

Por dos motivos:

  1. Perdura más, ya que incluso apagados siguen emitiendo calor, por lo que bien utilizados, son un excelente ahorro. Además, la vivienda se calienta de una forma más uniforme y es mucho más agradable que las bombas de calor.
  2. Como el aire caliente pesa menos que el aire frío, aquel subirá. Con las bombas de calor instaladas en el techo el aire caliente se queda en la parte alta de la habitación y es necesario emitir mucho más calor para poder calentar la estancia. Los radiadores suelen estar en la parte baja de la habitación por lo que el aire que calientan sube, consiguiendo la temperatura deseada de manera uniforme, progresiva y eficaz. En este aspecto, el suelo radiante es una maravilla.

Hay diversos tipos de calefacción por radiadores, sólo hay que decidir cuál nos gusta más. 

Tener bien aislada la casa

Si esto no es así debemos ponerle solución, ya que la energía que empleemos en intentar calentarla la estamos desperdiciando, con el consiguiente incremento en nuestro gasto.

Mejorar el aislamiento es fácil y económico y, en principio, no requiere reforma. Sólo hay que instalar unos burletes en las ventanas y puertas que lo necesiten. Se pueden encontrar en cualquier ferretería y hay de diversos materiales (de espuma, caucho, pvc…), depende para qué tipo de ventana o puerta sean.

Aquí hay que prestar especial atención a esas estancias de la casa que son particularmente frías en invierno (sobre todo las orientadas a Norte). Estas habitaciones tal vez necesiten un aislamiento mayor y requieran engrosar las paredes con paneles de yeso o instalando un cristal doble. En todo esto nosotros podemos ayudarte.

Lo cierto es que cuando los dos puntos (sistema de calefacción ineficiente y mal aislamiento) coinciden, el gasto energético se dispara. Es muy conveniente optimizar la energía, y con ello, reduciremos el consumo, que se verá reflejado en las facturas de luz y gas, por no hablar del bienestar de la familia.