Consejos de ahorro de energía en Navidad

Ya está aquí el invierno y hace unos días que hemos encendido las luces de Navidad. ¡Qué bonito está todo! Pero no nos dejemos llevar por la euforia navideña de querer instalar todas las las luces que encontremos, para que se parezca a la casa que vimos en aquella película.

casaNavidad

Con los Reyes viene también la factura de la luz, así que seamos selectivos con los adornos. Las velas están de moda y dan un ambiente navideño perfecto. Las luces del árbol no hay que tenerlas todo el día encendidas. No olvides apagar los interruptores de las regletas y los aparatos en reposo apágalos del todo, porque siguen consumiendo energía.

En invierno es cuando se multiplica el consumo energético así que tenemos que esforzarnos al máximo en apagar todo lo que no sea necesario. El lavavajillas y la lavadora consumen mucha electricidad por lo que habría que conectarlos cuando estén al máximo de su capacidad. Tenemos la suerte de vivir en una zona donde siempre hace muy buen tiempo, por lo que la secadora no será necesaria más que en casos puntuales. ¡Aprovechemos el sol!

El ahorro de energía requiere de la voluntad de toda la familia, así que no os canséis de insistirles a los más jóvenes de la casa que apaguen las luces cuando salgan de la habitación.

Si tenéis chimenea, este es el momento de utilizarla. No hay nada más acogedor que una chimenea encendida y la luz de las velas.

¡Feliz Navidad!

Se acerca el invierno…¿estás preparado?

Nos despedimos de noviembre y de las temperaturas cálidas que nos han acompañado hasta ahora. Se acerca el invierno y con él llegan las facturas de luz y gas más altas del año.

Seamos eficientes y recurramos a todos los medios a nuestro alcance para ahorrar energía en los meses más fríos y más oscuros. Empezando por un sistema de calefacción eficiente, como los radiadores, que dan un calor homogéneo y muy agradable y podemos aprovechar el calor residual que siguen emitiendo cuando los apagamos, lo que supone un importante ahorro.

Es importante tener en cuenta que el aire caliente pesa menos que el frío, por lo que es recomendable que el aparato de calefacción se instale en un punto bajo. Así se calentará enseguida toda la estancia. Por el contrario, si está cerca del techo, el aire caliente se quedará arriba y necesitaremos mucha más energía para poder calentar la habitación. En este sentido, el suelo radiante es un sistema de calefacción muy interesante.

Algo tan sencillo como revisar el aislamiento de la casa nos puede suponer un gran ahorro energético:

  • Comprobar el cierre de las ventanas, que no entre aire.
  • Bajar las persianas cuando se vaya el sol para evitar que se enfríen los cristales.
  • Echar las cortinas, si las tenemos, para un mayor aislamiento.
  • Poner alfombras en el suelo.

Si somos previsores estaremos preparados para lo que venga.

Es el momento de prepararnos para fuertes lluvias

Tras el calor llega la gota fría, y con estas temperaturas cada vez más cálidas, el riesgo de intensos fenómenos meteorológicos adversos se incrementa. El año pasado sufrimos en nuestra costa una de las peores inundaciones que recordamos y las viviendas quedaron seriamente afectadas.

Para estar más tranquilos, en primer lugar, es importante revisar el seguro del hogar que tenemos contratado y leer sus coberturas. Si tenemos un seguro, merece la pena comprobar si cubre las circunstancias que constituyen riesgos reales para nuestro hogar y que no sea un mero trámite que acompaña la hipoteca. Ya que lo estamos pagando, asegurémonos de que va a responder ante nuestras necesidades. Para hacer frente a daños importantes, sin duda lo mejor es tener un seguro que se haga cargo de la reparación.

Por otra parte, para prevenir daños por tormentas o disminuir su gravedad, deberíamos preparar la vivienda. Es conveniente instalar una bomba de achique en el sótano y revisar las arquetas de desagüe, porque tal vez haya que limpiarlas o colocar alguna de más capacidad. También es importante saber cómo debemos actuar en caso de tormenta eléctrica.

Ahora mismo, el tiempo está cambiando y es imprevisible, estamos viendo desastres naturales en todo el mundo, huracanes, tormentas, terromotos, incendios…Hay que estar preparado para cualquier emergencia y, sobre todo, muy bien informado.

Asegúrate de cerrar bien tu casa de la playa

Con la llegada del otoño nos vamos despidiendo de la casa de la playa y tenemos que asegurarnos de cerrarla muy bien. Esto quiere decir dejarla preparada para afrontar la llegada de los meses más fríos, que a veces traen tormentas eléctricas e inundaciones, como las del pasado año, en que los daños que se produjeron en la zona del Mar Menor fueron de gran magnitud.

Para que no haya sorpresas cuando volvamos la siguiente temporada, merece la pena dedicar un tiempo a tomar las precauciones básicas para pasar el invierno, como comprobar que hemos cerrado el gas y el agua y desconectado los cuadros eléctricos. Si hay sótano, es muy recomendable poner los objetos en alto para que en caso de inundaciones no sufran deterioro e instalar una bomba de agua.

No hay que olvidarse de las rejas, porque, si bien no hacen inexpugnable una vivienda, sí son disuasorias y evitan muchos actos vandálicos y robos.

Los cuidados de la casa en verano

En los meses de más calor del año debemos optimizar los recursos para evitar derrochar energía con los aires acondicionados.

Es fundamental proteger las ventanas del sol directo con persianas y sombraje. Mantener la vivienda en penumbra en las horas de mayor radiación ayuda a mantener fresca la casa sin gasto energético.

Tengamos ventiladores o aire acondicionado, hay que utilizarlos de forma responsable e inteligente. Lo ideal es mantener la temperatura entre 21º y 24º, y que el porcentaje de humedad no baje del 60%. Nos ayudará mucho tener un termómetro dentro de la vivienda y otro en la terraza para saber la temperatura exterior e interior y poder regularla con los medios de los que disponemos.

¡Ya está aquí el verano!

Recién estrenado el verano, llegan los días más calurosos. Ya llevamos un tiempo disfrutando de nuestra terraza, ¿verdad?, pero ¿estamos preparados para el exceso de luz?

Para los meses más luminosos del año deberíamos elegir un color frío para las paredes, vallas, etc. El blanco es un color precioso, pero es el que más refleja la luz. Eso significa más calor e incluso, aunque estuviésemos a la sombra, necesitaríamos protección solar y gafas de sol en las horas de mayor radiación.

Los tonos marrones y azules aportarán un ambiente agradable y fresco a nuestra terraza. Si añadimos plantas que puedan dar algo de sombraje, conseguiremos un espacio visualmente muy atractivo y perfecto para relajarnos.

En mayo presume de tu jardín

En el mes de las flores el jardín necesita un empujón. Es tiempo de plantar y abonar. Este año hemos tenido días de frío hasta ya entrada la primavera, por lo que, con la llegada repentina del calor las plantas no han tenido tiempo de aclimatarse y pasan mucha sed si no las regamos lo suficiente.

Las jardineras de obra y la instalación de un sistema de goteo siempre son una buena idea para disfrutar de un jardín bonito, limpio y ordenado con el mínimo esfuerzo. Simplemente habría que vigilar las posibles plagas para erradicarlas y limpiar la tierra de hierbas, que suelen proliferar mucho en estas fechas y les roban nutrientes a nuestras plantas.

 

Vamos a preparar la terraza para disfrutarla

¡Ha llegado el buen tiempo por fin!

Si tenemos un espacio exterior privado en nuestra casa, vamos a disfrutarlo mucho más con un buen sombraje. Una pérgola siempre es una buena inversión, aunque ahora hay toldos que cubren una amplia superficie, pero lo esencial, elijamos el sistema que elijamos, es que observemos hacia dónde va la sombra en nuestra terraza para saber el punto óptimo para instalar ese sombraje.

La iluminación es importante también. Si tenemos espacio suficiente para una mesa donde sentarnos a cenar, una luz cenital es esencial, pero también es aconsejable tener puntos de luz indirectos para poder dar ese ambiente de estar cálido y agradable, perfecto para charlar y tomar una copa.

En marzo huele a primavera

¡Ya está aquí el buen tiempo! Estamos teniendo un mes de marzo primaveral.

Es un buen momento para revisar la casa de la playa y comprobar si es necesario alguna reparación o reforma.

También podemos dejar de gastar tanta calefacción, por fin. Aunque no hay que confiarse porque aún llegarán días fríos, porque ya lo dice el dicho:

“Cuando marzo mayea, mayo marcea.”

Página 1 de 41234