Asegúrate de cerrar bien tu casa de la playa

Con la llegada del otoño nos vamos despidiendo de la casa de la playa y tenemos que asegurarnos de cerrarla muy bien. Esto quiere decir dejarla preparada para afrontar la llegada de los meses más fríos, que a veces traen tormentas eléctricas e inundaciones, como las del pasado año, en que los daños que se produjeron en la zona del Mar Menor fueron de gran magnitud.

Para que no haya sorpresas cuando volvamos la siguiente temporada, merece la pena dedicar un tiempo a tomar las precauciones básicas para pasar el invierno, como comprobar que hemos cerrado el gas y el agua y desconectado los cuadros eléctricos. Si hay sótano, es muy recomendable poner los objetos en alto para que en caso de inundaciones no sufran deterioro e instalar una bomba de agua.

No hay que olvidarse de las rejas, porque, si bien no hacen inexpugnable una vivienda, sí son disuasorias y evitan muchos actos vandálicos y robos.