Los cuidados de la casa en verano

En los meses de más calor del año debemos optimizar los recursos para evitar derrochar energía con los aires acondicionados.

Es fundamental proteger las ventanas del sol directo con persianas y sombraje. Mantener la vivienda en penumbra en las horas de mayor radiación ayuda a mantener fresca la casa sin gasto energético.

Tengamos ventiladores o aire acondicionado, hay que utilizarlos de forma responsable e inteligente. Lo ideal es mantener la temperatura entre 21º y 24º, y que el porcentaje de humedad no baje del 60%. Nos ayudará mucho tener un termómetro dentro de la vivienda y otro en la terraza para saber la temperatura exterior e interior y poder regularla con los medios de los que disponemos.