¡Ya está aquí el verano!

Recién estrenado el verano, llegan los días más calurosos. Ya llevamos un tiempo disfrutando de nuestra terraza, ¿verdad?, pero ¿estamos preparados para el exceso de luz?

Para los meses más luminosos del año deberíamos elegir un color frío para las paredes, vallas, etc. El blanco es un color precioso, pero es el que más refleja la luz. Eso significa más calor e incluso, aunque estuviésemos a la sombra, necesitaríamos protección solar y gafas de sol en las horas de mayor radiación.

Los tonos marrones y azules aportarán un ambiente agradable y fresco a nuestra terraza. Si añadimos plantas que puedan dar algo de sombraje, conseguiremos un espacio visualmente muy atractivo y perfecto para relajarnos.