La factura de luz y gas, nuestra peor pesadilla

¡Vaya invierno estamos teniendo! Después de tanto gasto de luz y de gas para calentar nuestro hogar, tendríamos que hacer más esfuerzos para ahorrar energía.

Siempre insistimos en que encendáis sólo las luces que vayáis a necesitar. En este punto los niños son nuestros mejores aliados, o nuestros peores enemigos, ya que son quienes se suelen dejar las luces encendidas por donde van pasando, por no hablar de las consolas que se pueden quedar encendidas varios días. Merece la pena explicárselo bien y estar un tiempo pendientes de que adquieran esa rutina.

También es el momento en que debemos actuar con la factura. De mirarla mucho no cambiará el mes que viene, así que tendríamos que hacer el esfuerzo de ver qué tarifa tenemos contratada y si sería más conveniente cambiarla.