Nuestros consejos para el mes de enero

En el mes más frío del año vamos a mejorar el aislamiento de la casa: revisamos las puertas y ventanas por si hay que instalar burletes.

Las cortinas y alfombras son muy buenos aliados contra el frío.

Optimizamos la calefacción para ahorrar al máximo la energía. Debemos tener en cuenta el calor residual de los radiadores, que como el horno, continúan calentando después de apagarse.

No os olvidéis de apagar las luces que no necesitéis. En los días más fríos y oscuros, cualquier medida de ahorro energético se notará en la factura.