Las averías eléctricas en verano

Durante el verano es muy frecuente que se vaya la luz en las casas de la playa. Esto suele ocurrir porque las viviendas de vacaciones, o segundas residencias, suelen tener contratada la potencia mínima, por razones obvias de temporalidad en su uso. Así que es habitual que cuando encendemos el horno y, al mismo tiempo, alguien se ducha, o nos ponemos a planchar, salten los plomos.

Esto no es que sea para preocuparse, no es nada malo, sino al contrario, que salten los plomos es una medida de seguridad, que puede evitar un incendio por sobrecarga o por cortocircuito. Pero sí es muy molesto, teniendo en cuenta que hoy en día, necesitamos un cargador para todos los dispositivos móviles (y siempre hay alguno conectado, ¿verdad?).

móviles

Lo normal en las viviendas modernas es que salten los plomos porque hayamos superado en nuestro consumo eléctrico la potencia que tenemos contratada. Pero también puede deberse a una avería en algún tramo de la instalación eléctrica, por ejemplo, un cable en mal estado, una mala conexión, o como consecuencia de alguna tormenta. Los seguros del hogar suelen cubrir estos daños por siniestros eléctricos, aunque siempre están condicionados, por eso, es conveniente tener un seguro pero elegirlo bien.

Si nos acostumbramos a desenchufar los electrodomésticos y aparatos eléctricos cuando no los usemos, ahorraremos en electricidad y evitaremos posibles daños en caso de un cortocircuito o una subida brusca de tensión. Es conveniente que la familia tenga claro a qué horas conectar los electrodomésticos que más consumen, y especialmente, si tenemos aire acondicionado, que supone ¡el 10% del consumo de una vivienda!. Ser conscientes de la importancia del ahorro energético es una sana costumbre para la economía familiar y para cuidar nuestro planeta, que al fin y al cabo, es nuestra casa.

bombilla