Cuidado con el color blanco en la terraza

Hacer de nuestra terraza un rincón donde relajarnos es sencillo, pero debemos tener claros algunos conceptos para conseguirlo.

El sombraje es lo más importante y lo primero que hay que resolver. De lo contrario, sólo podremos estar en la terraza por la noche. Además, si las ventanas que dan a la terraza reciben sol directo, contribuiremos a enfriar el interior de la vivienda y la haremos más confortable.

Los colores que elijamos para los elementos de jardín, como cerramientos, pérgolas o mobiliario es un punto fundamental.

¿Por qué el blanco no es recomendable?

El blanco es un color precioso y muy mediterráneo y, por eso, es muy habitual elegirlo, pero resulta ser el más reflectante. Es muy apropiado para pintar una casa o para un coche, ya que no absorbe la radiación solar sino que la refleja, evitando que se caliente el interior. Pero ese mismo efecto es muy molesto si nos situamos al lado de un objeto blanco, ya que recibimos los rayos de sol que ese objeto refleja. Si cerramos la terraza con una valla blanca, a determinadas horas del día, sólo podremos estar allí con gafas de sol.

Sin embargo, si elegimos un color marrón o verde (por ejemplo), la luz solar no se va a reflejar y conseguiremos una zona de estar más confortable y perfecta para relajarnos.