Cómo mantener fresca tu casa

El calor nos está dando un respiro, pero pronto llegará para quedarse con nosotros toda la temporada…¿estamos preparados?. Lo más efectivo es instalar aparatos de aire acondicionado o ventiladores de techo, sobre todo, si vivimos en una zona especialmente calurosa. Sin embargo, el aire acondicionado supone un gran consumo de energía que, inmediatamente, impactará en nuestra economía doméstica. Sea como sea, tengamos instalación de aire o no, hay ciertas costumbres que, si las ponemos en práctica, nos supondrán un considerable ahorro energético y económico.

LA IMPORTANCIA DE LA ORIENTACIÓN

En primer lugar, tenemos que ver qué estancias de nuestra casa son más frescas y cuáles son las más calurosas. Siempre se calentarán mucho más las casas con orientación este-oeste, ya que en todo momento van a recibir el impacto directo del sol:

  • las habitaciones orientadas al este, desde que amanece hasta mediodía,
  • y las orientadas al oeste (o a poniente), durante toda la tarde, desde mediodía hasta la puesta de sol.

Sabiendo esto, los toldos en las ventanas son muy eficientes, pero hay que saber utilizarlos y bajarlos sólo cuando esté dando el sol en esa habitación, ya que si los tenemos extendidos durante todo el día, impedirán la entrada de la brisa fresca, que es un elemento esencial para que se formen corrientes que enfríen la casa.

AISLAR DE LA RADIACIÓN SOLAR Y DE LA ALTA TEMPERATURA EXTERIOR

Cuando tenemos mucho calor en casa, tendemos a subir las persianas a tope y abrir las ventanas de par en par. Esto es una equivocación, ya que lo que estamos haciendo es permitir que entre toda la radiación solar, y el calor del exterior.

  • Aunque no le dé directamente el sol a la estancia, un exceso de luz solar contribuye a calentar la habitación.
  • Si en el exterior hay una temperatura muy alta, si abrimos mucho las ventanas esa temperatura entrará a nuestra casa.

En las horas de más sol y de más calor, hay que buscar el efecto “cueva”, procurando bajar un poco las persianas para mantener la casa en penumbra. Y si el calor exterior es mucho más alto que el de nuestra casa, incluso hay que llegar a cerrar las ventanas del todo para conseguir un aislamiento total. ¿Por qué las cuevas son tan frescas? Como no tienen ventanas, no sufren la radiación solar ni están en contacto con la temperatura exterior.

INTENTAR MANTENER CORRIENTES DE AIRE

Es importante mantener todas las puertas de las estancias de la casa abiertas para que el aire corra y se renueve.

  • Si la brisa es fresca, las ventanas deben estar abiertas para que se formen esas corrientes de aire fresco que enfriarán la casa.
  • Si el viento que hay es caliente, habrá que cerrar las ventanas por las que pueda entrar, para que ese aire no caliente la casa.

EL ÚLTIMO PISO ES EL MAS CALUROSO

Hay dos motivos por los que es así:

  1. El tejado está recibiendo el impacto del sol, se calienta mucho, y ese calor afecta al piso que está en contacto con él.
  2. El aire caliente sube y el frío, al pesar más, baja, por lo que en un dúplex, siempre va a ser más calurosa la planta alta.

Los techos fríos, de colores muy claros, reflectan la radiación solar en lugar de absorberla, con lo que impiden el calentamiento excesivo del tejado.

Un buen aislamiento térmico en nuestro tejado y fachada también va a ayudar a combatir las altas temperaturas.

Si tenemos terraza, es muy buena idea poner algún tipo de sombraje, como una pérgola y plantas, ya que dichos elementos van a proteger de la radiación solar.

Si nuestra casa tiene orientación este-oeste y además es un último piso, lo mejor es invertir en una instalación de aire acondicionado, o en los novedosos techos y paredes radiantes, que son más agradables y eficientes. Harán más soportable la habitabilidad de nuestro hogar en los meses más calurosos y le darán más valor a la vivienda.